Written by editor-smb

Cómo funciona el Factoring en 5 sencillos pasos

El Factoring es un tipo de financiamiento que ayuda a mejorar el flujo de caja de empresas que tienen facturas de pago lento, por así decirlo. Esta forma de financiamiento te permite, como cliente, acceso a fondos inmediatos, que luego, pueden usarse para pagar gastos comerciales y crecer.

Para cada compañía de Factoring el proceso puede variar de una forma u otra, sin embargo, suele ser el mismo que mostramos a continuación:

Paso 1: Factura a tu cliente como de costumbre.

Una vez que hayas proporcionado productos o servicios a tu cliente, emite una factura para que te paguen. Las facturas ideales para calificar deben ser de plazos de 90 días.

 Paso 2:  Selecciona tu empresa de Factoring.

Antes de poder recibir el financiamiento, deberás encontrar una empresa de Factoring con la que desees trabajar y luego aplicar a una solicitud. La empresa de Factoring determinará si cumples con los criterios de elegibilidad para recibir financiamiento y realizará la debida investigación a los clientes los cuales está facturando; para ver si son buenos riesgos crediticios.

 Paso 3: La empresa de Factoring emite un anticipo de la factura.

Después de enviar tus facturas, la empresa te da un anticipo inicial basado en una tasa previamente acordada. La tasa de anticipo es, normalmente, alrededor del 80% del valor de la factura factorizada. El monto de tu anticipo depende del tamaño de la transacción, la industria y otros parámetros de riesgo.

Paso 4: El cliente paga a la empresa de Factoring.

Tu cliente pagará en un estimado de 90 días de acuerdo con los términos de la factura. La empresa de Factoring manejará el cobro de todas las facturas que asigne.  

Paso 5: La empresa de Factoring te remite el saldo restante.

Después de recibir el pago de tu cliente, la empresa de Factoring te proporcionará el saldo restante de la factura, llamado monto de reserva, menos el fee, previamente acordado.

 ¿Qué obtienes a través del Factoring?

  1.  Aumento rápido del flujo de caja para tu negocio.
  2. Tu empresa puede dar condiciones a sus clientes sin preocupaciones.
  3. Requisitos de calificación bajos y proceso de solicitud simple.
  4. Altas tasas de aprobación.
  5. Flujo de caja sin deuda.
  6. Requisitos mínimos de historial crediticio.

 

En resumidas cuentas:

Supongamos que tu empresa necesita efectivo rápido y tiene $1000 en cuentas por cobrar para un mes en particular. Podrías “vender” esas cuentas por cobrar a una empresa de Factoring, que normalmente te pagará el 80% del valor de las cuentas por cobrar por adelantado, seguido de un pago porcentual adicional después de que la empresa de Factoring cobra el pago de tus clientes.

En este ejemplo, suponiendo que tu empresa de Factoring cobrará una tarifa del 2% del valor de las cuentas por cobrar, tu empresa obtendría $800 por adelantado y luego $180 adicionales dentro de los 30 a 90 días posteriores a la recaudación de todos los pagos.

¿Cómo elegir la empresa de Factoring adecuada?

 Renunciar a un porcentaje de las ganancias totales no es una idea que los dueños de negocios tomen a la ligera. Sin embargo, el Factoring puede ser una solución valiosa para ayudar a tu empresa a obtener efectivo rápido, sin algunos de los compromisos y costos a largo plazo relacionados con la obtención de un préstamo para PYMES o la obtención de capital de inversores.

Solo asegúrate de comprender todos los detalles, costos y riesgos antes de firmar el acuerdo de Factoring, en SMB contamos con asesores financieros que responderán a todas tus preguntas, contáctanos y descubre por qué somos la empresa de Factoring ideal para tu negocio, clic aquí 

Agregar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *