Written by editor-smb

Lo que necesitas saber sobre el factoring

La gestión de cobros y la emisión de facturas son uno de los principales procesos que una empresa debe llevar, por lo que sería de gran importancia llevarlos de manera eficiente, si se logra agilizar dichos procesos, como consecuencia obtendrás una tesorería y  un balance más equilibrado para tu negocio. 

Por esta razón, el factoring es una solución perfecta para llevar a cabo las tareas mencionadas anteriormente, con las que podrás lograr un avance en tu empresa.

Establecido esto, definamos lo básico:

 

¿Qué es el factoring? Cómo funciona.

Conocemos el factoring como un método que se emplea cuando una empresa decide delegar mediante un contrato su gestión de cobros, es decir, sus facturas por cobrar,  a una entidad financiera especializada en este método. 

En cuanto a cómo funciona, en el proceso se implican tres actores principales: la empresa que cede el cobro de sus facturas (cedente), la compañía especializada que ofrece el servicio (factor) y el cliente, obligado al pago de las facturas (deudor). 

En resumidas cuentas, El factoring es vender el valor de lo que tus clientes te deben antes de pagarlo. Las cuentas por cobrar se pueden ver como ventas que aún no se han cobrado como efectivo.

¿Es el Factoring ideal para mi negocio?

Las cuentas por cobrar representan una inversión, lo que significa que el dinero inmovilizado en las cuentas por cobrar no está disponible para pagar facturas, devolver préstamos o expandir tu negocio. Todo esto se puede resumir como falta de liquidez. Tu negocio puede generar ganancias sustanciales, pero aun así sufrirás por  falta de liquidez. 

El factoring es una modalidad interesante pensada para pequeñas o medianas empresas. Les quita una gran carga en el trabajo de gestión y les ofrece a cambio en el cobro de facturas más agilidad y seguridad. Como un medio alternativo para llenar un vacío a corto plazo en los flujos de efectivo, el factoring puede ser una solución efectiva. 

Algunas ventajas a tu favor acerca del Factoring

Efectivo inmediato: El factoring le brinda a tu empresa un flujo de efectivo inmediato cuando más lo necesita. En lugar de esperar de 30 a 60 días o más para que todos tus clientes paguen sus facturas, puedes obtener una ganancia inesperada inmediata, de una sola vez.

Sin préstamos: El factoring no es lo mismo que un préstamo; no afecta tu puntaje crediticio ni requiere que realice pagos continuos. El factoring es una operación simple: renunciar a un porcentaje de las ganancias futuras a cambio de efectivo inmediato hoy.

Conservas tu capital: El factoring no requiere que vendas ningún porcentaje de tu empresa o acciones de capital, como tendría que hacer con la obtención de capital de inversores.

El factoring puede ser una decisión única para obtener efectivo para un objetivo comercial específico o para recuperarse de un revés financiero temporal. En SMB te asesoramos y encontramos la solución ideal a tus problemas de liquidez. Ponte en contacto con un asesor financiero y conoce tus opciones. Clic AQUÍ

 

Agregar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *